😃 [Reírse, con la pala en la mano] 👷‍♂️

Tenemos la dicha de vivir en un país donde casi no hay terremotos, de esos que afectan el suelo, las construcciones y a las personas. Pero lamentablemente estamos habituados a sufrir otro tipo de terremotos: los económicos. Hoy lunes, después de las PASO, nos toca sufrir otro más en nuestra historia.

Durante la mañana tuve que salir a hacer algunos trámites, naturalmente preocupado como casi todos por las informaciones que se publican minuto a minuto sobre la estampida del dólar, el derrumbe de las acciones y bonos, la suba del riesgo país, etc, etc. Luego de terminar lo que tenía que hacer, regreso caminando a mi casa. Faltando pocas cuadras, que las recorro un tanto cabizbajo, pensando en el presente y futuro de nuestra amada Argentina, escucho algo que me distrae.

¡De la vereda de enfrente venían sonidos de risas! Levanto y giro mi cabeza a la derecha y allí veo de quienes provenían. Eran dos esforzados trabajadores que tenían un momento de alegría luego de haber comentado algo entre ellos. Caminé más lento observándolos. Se le veía solo la cabeza porque estaban cavando un pozo como parte de una obra que se extendía en toda esa cuadra. Inmediatamente después de ese recreo de 5 segundos para reírse, siguieron empuñando sus palas y sacando tierra a un costado.

Seguí mi camino, reflexionando conmigo mismo. ¿Estos hombres estarían al tanto del incendio que abrasa nuestra economía en ese preciso instante? ¿Sabrán que hoy lo único que tenemos son preguntas sin respuestas sobre qué pasará? Sinceramente no lo sé. Lo que si sé es que me dieron todo un mensaje.

Estos humildes obreros están poniendo su mente en lo único que pueden hacer: trabajar. Por más que se preocupen, no podrán modificar la cotización del dolar, bajar el riesgo país o lograr que las acciones suban. Por lo cual, sólo perderían energías en lo que no les reporta nada. Y dejarían de encauzarlas en hacer bien su trabajo para llevar el pan a sus casas. Como ellos, millones de personas hoy salieron de sus casas con el mismo objetivo, y a pesar de todo. No queda otra. Dedicarnos a lo que nos toca.

Agradezco a Dios por darme este sencillo mensaje a través de aquellos trabajadores. Lo que ellos están experimentando es lo que necesitamos hacer la mayoría de quienes nos esforzamos día tras día para cubrir nuestras necesidades. Las angustias por la economía dejémoslas para un reducido grupo que no cuenta monedas sino millones y que tiene su plato de comida asegurado pase lo que pase.

Mande quien mande, gobierne quien gobierne, pase lo que pase, hay algo que no cambiará: la necesidad de seguir trabajando. Dediquémonos a eso. Hacemos Patria realizando nuestra tarea con dignidad. Y lo que no esté a nuestro alcance manejar, confiémoslo al Gran Gobernador del Universo. En él podemos encontrar seguridad en medio de la incertidumbre y calma en el más fuerte terremoto. 🙏

Lic. Santiago López Blasco

 

Reflexiones Sin categoría

contagiarvalores View All →

Creé contagiarvalores.com para difundir experiencias de vida y reflexiones que alimenten nuestra esencia.

2 Comentarios Deja un comentario

  1. Muy cierto, Santiago. Coincido contigo. Anhelamos lo mejor para la República Argentina, pero sabemos que sólo puede darse si buscamos a Dios de corazón y le seguimos, haciendo la parte que nos toca a cada ciudadano.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: