LENGUAJE INCLUSIVO: ¿COMUNICACIÓN PROGRESISTA O RETRÓGRADA?

Hace un rato recorría tranquilamente el face cuando ví un post que cautivó mi atención. Era de la Facultad de Comunicación de la Universidad Nacional de Córdoba, donde se utilizaba el llamado “lenguaje inclusivo”. Hice un comentario pidiendo que manejen el único idioma oficial del país y varias personas salieron a criticarme. Ante eso, comparto a continuación mi argumentación que muestra que esa aparente modalidad progresista, es en realidad retrógrada, si la analizamos desde las teorías de la comunicación.

Me pregunto ¿cómo puede ser que una entidad educativa asuma en forma unilateral que todo el mundo maneja esa forma de comunicarse y lo utilice en sus medios oficiales? La lógica indica que si uno desea comunicarse con otro, debe manejar el código que tiene en común con el otro. A veces uno no maneja el idioma oral pero hasta con un gesto logra comunicarse. Eso es comunicación, viene de lo que tenemos en común. Pero que una entidad se exprese con el llamado lenguaje inclusivo, en realidad es imposición.

Te explico por qué.

Esa forma de expresarse revela un enorme atraso en cuanto a la aplicación de las teorías de la comunicación. Ya que se basa en la presuposición que endiosa al emisor, el cual puede hacer lo que desee, asumiendo que le inyecta la “jeringa hipodérmica” (así se llama una de las teorías) al receptor, que tiene un rol pasivo en el proceso y simplemente acepta y reacciona positivamente a lo que recibe.
Pero las teorías más avanzadas en esta materia se enfocan en el rol activo del receptor y valorizan la elaboración del mensaje y la elección de los medios para lograr el propósito que persigue, siempre en base a la realidad del receptor.

Entonces, si hay un código que manejamos todos en Argentina, es decir el idioma español ¿por qué se usa uno que tan solo maneja una minoría? No tiene sustento comunicacional. Se entendería que un grupo de personas que tienen esa filosofía se manejen entre ellos así, si lo acuerdan en forma implícita o explícita. Pero que una entidad lo haga, aún más, siendo pública, es una aberración comunicacional. En realidad, es solo moda y oportunismo barato.

El tiempo mostrará como desaparece esta modalidad absurda y sin sustento académico, al menos de las entidades públicas y de todas aquellas que en realidad deseen comunicarse, a partir de lo común. Sin sumar ruidos innecesarios en el proceso.

Reflexiones

contagiarvalores View All →

Creé contagiarvalores.com para difundir experiencias de vida y reflexiones que alimenten nuestra esencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: